AQUILES

Tiene su antiguo origen en el poema incompleto Aquileida , escrito por Estacio en el siglo I, que contiene una versión del mito del nacimiento de Aquiles que no aparece en otras fuentes: cuando Aquiles nació, Tetis intentó hacerlo inmortal sumergiéndolo en el río Estigia . Sin embargo, su madre lo sostuvo por el talón derecho para sumergirlo en la corriente, por lo que ese preciso punto de su cuerpo quedó vulnerable, siendo la única zona en la que Aquiles podía ser herido en batalla. No está claro si esta versión del mito se conocía anteriormente.

En otra versión de la historia, Tetis ungía al niño con ambrosía y lo ponía al fuego del hogar para quemar las partes mortales de su cuerpo. Fue interrumpida en estos quehaceres por Peleo, que arrancó con violencia al niño de sus manos y este quedó con un talón carbonizado. Tetis, enfurecida, abandonó a ambos.​ Peleo sustituyó el talón quemado de Aquiles por la taba del gigante Dámiso , célebre por su velocidad en la carrera. De ahí que se nombrara a Aquiles como «el de los pies ligeros».

En cualquier caso, durante el asedio de Troya, batalla final de la guerra librada entre griegos y troyanos, Paris mató a Aquiles clavándole una flecha envenenada en el talón.

Muerte de Aquiles

Enterado de la situación, Aquiles sale a luchar ferozmente para vengar la muerte de su amigo, además solicitó a su Hefesto una armadura nueva, y sin importar que estaba escrito que moriría después de la muerte de Héctor, salió a luchar. Luego, de una habilidosa pelea, Aquiles se impone sobre Héctor. Tetis y las otras hijas de Nereo despidieron a Aquiles durante 17 días. Los griegos se hallaban devastados.

Los griegos entraron en conflicto porque no definían quien debía quedarse con la armadura de Aquiles. Odiseo entregó la armadura a Neoptolemo, el hijo de Aquiles. La situación para los griegos seguía siendo compela. Por consejo de Minerva, Epeio, construyó un gigantesco caballo de madera hueca, ocultando en su interior los mejores guerreros griegos.

Los troyanos se convencen de la retirada de los griegos. Se dice que Odiseo se encontró con la sombra de Aquiles en el mundo de las almas. Otro relato asegura que Aquiles sobrevivió junto a Patroclo en la isla de Leuce, una zona paradisíaca del Averno reservada para los grandes héroes.

CUADRO DE AQUILES

Esta entrada fue publicada en Alumn@s, Mitos. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta