JULIO CÉSAR

En Julio César aborda William Shakespeare la polémica figura del emperador romano con aguda visión y con una originalidad dramática inédita hasta entonces. Siguiendo la pauta trazada por Plutarco en las Vidas paralelas, contrasta virtudes y defectos de los protagonistas, resalta las ironías del destino y aprovecha el valor de la anécdota. De ahí que los personajes de la tragedia acusen un relativismo y una ambivalencia que confieren a la obra, en apariencia muy sencilla, una notable complejidad.

Esta entrada ha sido publicada en Alumn@s, Shakespeare, Teatro y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta