El velo de la abadesa

Existen en Lombardía un monasterio famoso por su santidad. Una mujer, llamada Isabel, bella y de elevada estirpe, vivía allí desde hace mucho, cuando cierto día fue a verla, desde la reja del locutorio, un pariente suyo,acompañado de un amigo, joven y arrogante mozo. Ambos al verse se enamoraron y buscaron la solución para poder verse a solas, consiguió el joven un expediente para poder entrar desapercibido en la celda de esta.       Un día dos monjas los descubrieron y, celosas, avisaron a la abadesa. En ese momento esta se encontraba en su habitación con un clérigo con el que tenía una relación. Al vestirse apresurada para que no la pillaran, se cubrió la cabeza con los calzones del cura pensando que era el velo monjil. a la hora de criticar a Isabel esta le dijo con un tono burlesco que se retocara el tocado por lo que la abadesa al darse cuenta la indultó.

Esta entrada fue publicada en Alumn@s, Cuentos. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta