Jacinto

Mito de Metamorfosis de Ovido

Apolo se había enamorado de un hermoso joven que se llamaba Jacinto. El dios y su amante estaban jugando a lanzarse el disco el uno al otro, cuando Apolo, para demostrar su poder e impresionar al muchacho, lo lanzó con todas sus fuerzas. Jacinto trató también de impresionar a su divino compañero e intentó atraparlo, pero el disco lo golpeó y lo hirió de muerte. Otra versión del mito añade que la belleza del chico había provocado una disputa amorosa entre Apolo y Céfiro. Como Jacinto prefirió a Apolo, Céfiro, celoso, desvió el disco con la intención de herir y matar a al joven.

Mientras el joven agonizaba, Apolo no permitió que Hades, el dios de los muertos, reclamara al muchacho y de la sangre derramada hizo brotar una flor: el jacinto. Las lágrimas de Apolo cayeron sobre los pétalos de la flor y la convirtieron en una señal de luto. En algunas variaciones Céfiro tiene una forma física y en castigo Apolo lo convierte en viento para que no dañe a nadie más.

Esta entrada fue publicada en Alumn@s, Mitos. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta