POEMAS EMILY DICKINSON Y WALT WHITMAN

Emily Dickinson:

[XXXII, Life]
La esperanza es el ser con plumas
que anida en el alma,
y canta una melodía sin palabras,
y nunca concluye del todo,
y la canción más dulce en ráfagas
/se oye;
pues debe estar molesta la tormenta
que logra abatir al pájaro
que nos mantenía cálidos.
La escuché en la gélida tierra,
y en el más extraño mar;
aunque, jamás, en los confines
pidió una astilla de mí.

[VI, Life]
Si logro salvar un corazón de romperse,
no viviré en vano;
si logro borrar de una vida el dolor,
o enfriar una herida
o ayudar a un esfumado petirrojo
a regresar a su nido de nuevo,
no viviré en vano.

Walt Whitman:

LO QUE SOY DESPUÉS DE TODO

¿Qué soy, después de todo, más que un
niño complacido con el sonido
de mi propio nombre? Lo repito una y otra
vez.
Me aparto para oírlo y jamás me canso de
escucharlo.

También para ti tu nombre:
¿Pensaste que en tu nombre no había otra
cosa que más de dos o tres inflexiones?

MIRA EL MAR INFINITO

Mira el mar infinito.
Sobre su pecho sale a navegar un navío
Que despliega sus velas, incluidas las de gavia.
Su pendón ondea en lo alto mientras aumenta
Su velocidad de manera majestuosa.
Debajo, las olas rivalizan,
Rodean al barco, apiñándose,
Con brillantes movimientos circulares y espuma.

Publicado en Alumn@s, Literatura | Etiquetado , | Deja un comentario

Poemas Walt Whitman

El astrónomo

Cuando escuché al sabio astrónomo;
cuando las pruebas, las figuras, se alinearon frente a mi;
cuando me mostraron los mapas celestes y las
tablas para sumar; dividir y medir;
cuando, sentado, escuché al astrónomo
hablar con gran éxito en el salón de conferencias,
de repente, sin motivo, me sentí cansado y enfermo;
hasta que me levanté y me deslicé hacia la salida, para caminar solo,
en el mismo aire húmedo de la noche,
y de cuando en cuando,
mirar en silencio perfecto a las estrellas”.

Canto a mí mismo

Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,
porque lo que yo tengo lo tienes tú
y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también.
Vago… e invito a vagar a mi alma.
Vago y me tumbo a mi antojo sobre la tierra
par ver cómo crece la hierba del estío.
Mi lengua y cada molécula de mi sangre nacieron aquí,
de esta tierra y de estos vientos.

Poemas Emily Dickinson

Because I could not stop for Death – (479) 

We slowly drove – He knew no haste
And I had put away
My labor and my leisure too,
For His Civility –

We passed the School, where Children strove
At Recess – in the Ring –
We passed the Fields of Gazing Grain –
We passed the Setting Sun –

Or rather – He passed Us –
The Dews drew quivering and Chill –
For only Gossamer, my Gown –
My Tippet – only Tulle –

We paused before a House that seemed
A Swelling of the Ground –
The Roof was scarcely visible –
The Cornice – in the Ground –

Since then – ‘tis Centuries – and yet
Feels shorter than the Day
I first surmised the Horses’ Heads
Were toward Eternity –

“Hope” is the thing with feathers – (314)

“Hope” is the thing with feathers –
That perches in the soul –
And sings the tune without the words –
And never stops – at all –

And sweetest – in the Gale – is heard –
And sore must be the storm –
That could abash the little Bird
That kept so many warm –

I’ve heard it in the chillest land –
And on the strangest Sea –
Yet – never – in Extremity,
It asked a crumb – of me.

Publicado en Alumn@s, Literatura | Etiquetado , | Deja un comentario

Poemas de Emily Dickinson y Walt Whitman

QUE YO SIEMPRE AMÉ, Emily Dickinson

Que yo siempre amé
yo te traigo la prueba
que hasta que amé
yo nunca viví -bastante-

que yo amaré siempre
te lo discutiré
que amor es vida
y vida inmortalidad

esto -si lo dudas- querido,
entonces yo no tengo
nada que mostrar
salvo el calvario

5 poemas de Emily Dickinson - Zenda

LO QUE SOY DESPUÉS DE TODO, Walt Whitman

¿Qué soy, después de todo, más que un
niño complacido con el sonido
de mi propio nombre? Lo repito una y otra
vez,
Me aparto para oírlo -y jamás me canso de
escucharlo.

También para ti tu nombre:
¿Pensaste que en tu nombre no había otra
cosa que más de dos o tres inflexiones?

▷ 80 frases de Walt Whitman - PsicoActiva

https://www.google.com/search?q=poemas+de+walt+whitman&rlz=1C1PRFI_enES842ES843&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=2ahUKEwjpsPitm7T3AhXJAewKHW1kDTAQ_AUoAXoECAIQAw&biw=1821&bih=876&dpr=0.75#imgrc=ZqdiO_6j39wk4M

https://www.google.com/search?q=poemas+de+emily+dickinson&rlz=1C1PRFI_enES842ES843&oq=poemas+de+emi&aqs=chrome.0.0i512j69i57j0i512l5j69i60.3215j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

Publicado en Alumn@s, Literatura | Etiquetado , | Deja un comentario

La Carta Robada

El Prefecto de la Policía de París encomienda al detective Auguste Dupin la misión de resolver el misterio de una carta robada de las habitaciones reales, cuyo contenido afectará a una persona encumbrada, en caso de divulgación. El supuesto ladrón es el ministro D, al que la propia víctima lo ha visto cometer el hecho.

Auguste Dupin se niega a tomar el caso, dando consejos al Prefecto de cómo revisar la propiedad del ladrón, a efectos de hallar la carta en cuestión, ya que han sido infructuosas las cuantiosas búsquedas efectuadas. Vuelve el Prefecto, derrotado, a la casa de Dupin, ya que continúan siendo inútiles todas sus investigaciones, ofreciéndole una recompensa por resolver el caso. Dupin acepta la recompensa, ya que la carta ya fue por él recuperada.

Utilizando un ardid y mucha sapiencia para distraer la atención de Mr. D, Dupin reemplaza la carta robada por un facsímil sin valor. La argucia fue genial. El detective partió de razonamientos lógicos para averiguar el escondite, y de un profundo análisis de la psicología del delincuente. No faltan los ingredientes de intriga, suspicacia, explicaciones del hilo conductor de sus razonamientos, para un desenlace simple, pero diferente.

https://resumiendolo.com/c-novela-negra/la-carta-robada/

Publicado en Alumn@s, Cuentos | Etiquetado | Deja un comentario

William Wilson de Edgar Allan Poe

Resumen:

El protagonista se da a sí mismo el pseudónimo de William Wilson porque no quiere que su nombre ensucie la página en la que escribe. No le interesa hablar de sus últimas malas acciones. Prefiere, por el contrario, contar cómo es que se volvió malvado, algo que, a diferencia del resto de los hombres, le pasó más bien rápido. Ahora se encuentra cerca de morir y quiere que alguien simpatice con él y reconozca que sus errores se deben a que fue “esclavo de circunstancias más allá del alcance del control humano”.

William hereda el carácter excitable de su familia y, desde pequeño, es temperamental y egoísta. Le debe a sus padres, de carácter débil e incapaces de controlarlo, el hecho de haber podido hacer siempre lo que le diera la gana. De niño asiste al colegio en una gran casa isabelina ubicada en una aldea tranquila. El Dr. Bransby es tanto pastor como director de la escuela, y resulta sorprendente cómo conviven en él la faceta de clérigo benévolo con su rol de autoridad.

En la escuela, William se siente superior a sus compañeros y disfruta sentir que lo obedecen, pero una excepción entre ellos le presenta un desafío a su estatus. Se trata de un chico que llega a la escuela el mismo día que él y con el que comparte nombre y día de cumpleaños. Sin embargo, ellos no están emparentados por su familia. La desobediencia y facilidad con la que se pone a su altura hacen que se sienta avergonzado. Sin embargo, no es un rival que parezca querer derrotarlo. Por el contrario, parece guardarle afecto y en sus contiendas cotidianas suele dejarlo ganar. Esto último irrita profundamente a William que, aunque no puede evitar mantenerse lejos suyo, poco a poco comienza a resentirse con él y a odiarlo.

Ambos jóvenes gustan jugarse bromas pesadas. Las del narrador suelen fracasar en hacer sentir mal a su rival, salvo aquellas en las que se mofa de que hable en susurros por una afección en la voz. Más allá de esta característica sus voces son muy parecidas. Por su parte, su pequeño rival se concentra en la exasperante incomodidad que le despiertan al narrador los parecidos entre ambos. Físicamente son tan parecidos que parecen hermanos. Esto lleva al narrador a imitar sus ademanes y su comportamiento, aunque el resto de sus compañeros parece no percatarse. Además, tiene por costumbre darle consejos a William, aunque a él le molesta. Eventualmente, los ambiguos sentimientos para con su amigo se convierten en un odio abierto y el otro, al darse cuenta, comienza a evitarlo.

Un día, tras un violento altercado con él, unos extraños recuerdos de su primera infancia se despiertan en el narrador. Siente como si se conocieran hace mucho, pero la sensación lo perturba, así que decide ignorarla.

Tiempo después, hacia el final de su quinto año de estudios, el narrador planea una broma para asustar a su rival durante la noche. Cuando todos duermen, se dirige con una lámpara de mano a la habitación de la víctima y, una vez allí, se acerca a la cama, donde él duerme. Sin embargo, en el preciso instante en que lo encuentra dormido, observa su rostro en penumbras y el parecido con su propia persona lo sorprende tanto que aterrado, y con un estremecimiento, el narrador abandona la escuela y no vuelve nunca más.

Meses más tarde, William se inscribe en otro colegio. Para entonces ya no piensa en el otro muchacho, y se entrega a una vida de excesos. Tres años más tarde ofrece una fiesta secreta en su habitación y, al amanecer, un sirviente le avisa que alguien desea hablar con él. Curioso, William se asoma al vestíbulo y encuentra a un joven vestido igual que él, quien lo toma del brazo y le susurra al oído “William Wilson”. En ese momento, su borrachera desaparece en el acto y, mientras se recupera de la conmoción, el visitante aprovecha para escapar. Tras este episodio, William permanece semanas, angustiado, averiguando la identidad del intruso, hasta que descubre que su viejo rival de la infancia ha dejado la escuela por un accidente familiar el mismo día que él.

William se muda a Oxford para continuar sus estudios. Allí se entrega a una vida de lujos, mantenido por su padre, mientras se entrega cada día más al vicio y el libertinaje. Comienza a apostar, lo que le permite acaudalar más ingresos a partir de lo que le gana a sus compañeros. Es así como, dos años después, conoce a un noble y joven rico llamado Glendinning, a quien juzga lo suficientemente estúpido como para quitarle mucho dinero mediante el juego. Para ello, lo invita a una fiesta en la que lo embriaga y, tras dejarle ganar algunas manos, lo motiva a realizar apuestas cada vez más grandes, hasta ganarle y dejarlo en la ruina. Esto provoca que el resto de los invitados se compadezca con el joven y resienta con William.

Sin embargo, una visita inesperada arruina los planes del narrador: un desconocido ingresa inesperadamente en la habitación y les hace saber que William hacía trampa, escondiendo las cartas ganadoras en un bolsillo de su manga. Luego de confirmar la acusación, el anfitrión le pide al narrador que se retire, no sin antes devolverle su capa y diciéndole que debe irse de Oxford. William está por replicarle cuando descubre que ya traía su capa consigo y que la que le ofrece el anfitrión es idéntica a la suya. La posibilidad de que su rival del pasado lo haya expuesto en la estafa lo conmociona, y William se va de Oxford en una verdadera agonía de horror y vergüenza

A partir de entonces, William escapa de Inglaterra y se dedica a recorrer el continente pero, en cada lugar donde va, su archienemigo y genio malvado lo encuentra y expone en sus malas acciones. Abatido, cae primero en el alcoholismo, pero luego comienza a recuperar su naturaleza rebelde y decide confrontar a su némesis.

Un noche, durante un baile de disfraces celebrado por el anciano duque Di Broglio en Roma, el narrador intenta seducir a su esposa cuando su viejo rival se le aparece. Aunque el doble viste prendas idénticas a las suyas, y una máscara le cubre el rostro, William lo reconoce de inmediato por sus característicos susurros. Luego de insultarlo, lo arrastra a una habitación vacía, donde se baten a un duelo de espadas. Finalmente vence y consigue apuñalarlo numerosas veces, hasta que alguien los interrumpe intentando abrir la puerta. El narrador desvía la mirada de su oponente mientras se dirige a la puerta para bloquearla.

Al volver a su tarea, descubre un cambio material en la disposición del extremo más alejado del cuarto. Allí donde había apuñalado a su enemigo, un espejo hasta entonces inexistente lo muestra a él mismo mismo desangrándose. Sin embargo, la visión desaparece y en su lugar vuelve a encontrar al doble, que finalmente revela un rostro idéntico al suyo. En ese momento, una voz igual a la suya admite que finalmente lo ha derrotado, pero que, al hacerlo, se ha asesinado a sí mismo.

De otros mundos: Poe / William Wilson

Bibliografía: https://www.gradesaver.com/cuentos-de-edgar-allan-poe/guia-de-estudio/summary-william-wilson

Publicado en Alumn@s, Cuentos | Etiquetado | Deja un comentario

El Corazón delator

El protagonista es un joven que vivía con un viejo. El viejo tenía un ojo que el protagonista describía como un ojo azul, de buitre, pálido y recubierto con una telilla. El protagonista odiaba aquel ojo, así que decidió acabar con el viejo. Actuó cuidadosamente, estuvo muy amable con el viejo y todas las noches abría la puerta de su dormitorio con mucha suavidad, poco a poco elaboró su plan, hasta que una noche lo mató. Luego, el asesino, descuartizó el cadáver y lo escondió debajo de tres tablas de la habitación. Más tarde llegaron unos policías, estuvieron allí hablando con él, al rato no sospechaban nada, pero el protagonista sentía la presión del ojo debajo de las tablas y lo confesó todo.

https://es.wikipedia.org/wiki/El_coraz%C3%B3n_delator#:~:text=La%20historia%20presenta%20a%20un,del%20suelo%20de%20la%20casa.

Publicado en Alumn@s, Cuentos | Etiquetado | Deja un comentario

El Misterio de Marie Rogêt de Edgar Allan Poe

Marie Rogêt era una bella chica de 22 años que vivía junto con su madre, que era viuda, en una pensión que las dos mantenían en París. Marie trabajaba en una perfumería que era muy concurrida gracias a ella; un día, sin avisar, desapareció, pero al poco tiempo reapareció sin daño alguno para cinco meses después volver a desaparecer y ser encontrada sin vida flotando en el rio Sena; existe mucha polémica alrededor del caso, mentiras, confusiones y obstáculos que logran ser superados por el detective Dupin.

El misterio de Marie Rogêt, de Edgar Allan Poe (Pdf) | Poecraft Hyde

http://karensleme.blogspot.com/2013/05/analisis-de-la-estructura-interna-del.html

Publicado en Alumn@s, Cuentos | Etiquetado | Deja un comentario

El gato negro

Es un cuento de horror del escritor estadounidense Edgar Allan Poe

El protagonista es un hombre dócil y bondadoso, le gustaban mucho los animales al igual que a su esposa, lleva una vida hogareña, apacible con su gato llamado Plutón, hasta que el joven empieza a dejarse arrastrar por la bebida. El alcohol lo vuelve irascible y en uno de sus accesos de furia acaba con la vida del animal después de arrancarle un ojo con una cuchara. Un segundo gato parecido a Plutón aparece en el bar en que estaba tomando, después el joven de intentar redimirse llevando el felino a su casa junto a su esposa, pero le dan celos de que el gato se encariñara tanto con su esposa que con un ataque de ira, trata de decapitar al gato con un hacha, pero termina matando a su esposa. Tras el asesinato decide ocultar el cadáver emparedándolo en una pared del sótano y se afana en hacer un buen trabajo para dejar la pared perfecta. La policía no tarda en hacer presencia en la casa y le interroga, inspeccionan toda la casa pero no encuentran nada que le inculpe. Vuelven otro día y bajan al sótano en compañía del narrador y asesino, no ven nada raro, pero, cuando ya se iban, y el asesino iba diciendo que las paredes de la casa eran muy fuertes, en una especie de autosabotaje inconsciente. Se oyen unos gemidos, como el sollozo de un bebé. Los policías comienzan a golpear la pared hasta tirarla abajo y allí estaba el cadáver y junto al cadáver, el gato, al que había emparedado dentro sin darse cuenta.

Publicado en Alumn@s, Cuentos | Etiquetado | Deja un comentario

Fortunata y Jacinta

Escrita por Benito Pérez Galdós, que​ fue un novelista, dramaturgo, cronista y político español.​Se lo considera uno de los mejores representantes de la novela realista del siglo XIX

Espacio y tiempo:
La novela se desarrolla en Madrid, en los alrededores de la Plaza Mayor, Puerta del Sol, toda la Calle Toledo, es decir en el casco antiguo del Madrid actual. La obra fue escrita en 1887, la segunda mitad del siglo XIX y está dividida en cuatro partes.

Personajes:
Juanito Santa Cruz: es el personaje principal de la obra, hijo único de una familia adinerada por lo tanto está acostumbrado a ser el rey de la casa y a que se cumplan todos sus caprichos
Jacinta: es una mujer paciente, callada, tranquila y humilde ya que proviene de una familia de siete hermanas, está acostumbrada a no gastar mucho.
Fortunata: es la amante de Juan. Es una mujer muy temperamental, solo quiere defender lo que piensa que por derecho es suyo, es decir, Juan Santa Cruz.Y se peleó con Jacinta
Maximiliano: es un chico muy tímido, estudia farmacia y consigue ponerse a trabajar con un buen sueldo. Conoce a Fortunata y se enamora perdidamente de ella
Segismundo: es el farmacéutico que ayuda a Maximiliano con sus prácticas. También se enamora de Fortunata.
Aurora: es la última conquista de Juan, era amiga de Fortunata y engañaba a esta diciéndole que la infiel era Jacinta
La familia Rubín: formada por Doña Lupe, y los dos hermanos de Maximiliano

Libros - Ejemplares antiguos, descatalogados y libros de segunda mano -  Uniliber.com | Libros y Coleccionismo
Fortunata y Jacinta vídeo

Argumento:
Juan Santa Cruz, hijo de una familia acomodada, se casa con su prima Jacinta por decisión de su madre. En una visita familiar conoce a Fortunata, mujer del que nacerá un niño que muere al poco tiempo. Juan se olvida de ella y continúa su vida con Jacinta. Fortunata se casa y al cabo del tiempo regresa convertida en una elegante mujer. Reanuda sus devaneos con Juan a espaldas de sus esposos. Entre nuevas moradas, nuevos amantes y viejos encuentros y desencuentros, transcurre el tiempo hasta que Fortunata da a luz a su segundo hijo.

Publicado en Alumn@s, Cine y literatura | Etiquetado | Deja un comentario

Anna Karenina de León Tolstói

Ana Karenina: entre la moralidad y el suicidio | by El Caimán Barbudo | El  Caimán Barbudo | Medium

Anna Karenina fue una dama de la alta sociedad rusa, casada con un funcionario de San Petersburgo, que llegó a Moscú con una misión especial.

Su hermano, Esteban Oblonsky, le pidió que le ayudara a hacer las paces con su esposa, Dolly, que acababa de enterarse de que él le había sido infiel con la institutriz de los niños.

En la estación de ferrocarril Anna, conoce al conde Wronsky, el cual le atrajo desde el primer instante, y este en ese momento quedó perdidamente enamorado de Anna.

Después de arreglar los problemas familiares de su hermano Anna se marchó a San Petersburgo para evitar el incremento de los celos de Kitty, la hermana de Dolly, quien estaba enamorada de Wronsky.

Este al enterarse de que Anna se había marchado a San Petersburgo decidió ir detrás de ella en el mismo tren, donde se encontraron y él le hizo su declaración de amor. Anna trató de rechazarlo, deseando controlar los sentimientos de amor despertados por él. En San Petersburgo, Wronsky siguió buscando el amor de Anna, la cual tiempo después se lo concedió. En esos momentos la pasión desenfrenada de ambos no tenía tiempo ni lugar y por eso buscaron cualquier instante para encontrarse.

Esa relación existente entre ambos no pasó desapercibida en la sociedad, lo que hizo que Karenin, el esposo de Anna, sospechara del romance. Karenin decidió enfrentar la realidad, preguntándole a Anna si existía algo entre ella y el conde Wronsky, pero ella intentaba evitarlo.

Tiempo después, Anna quedó embarazada de Wronsky y esto la sumió en un estado de profunda depresión. Karenina le contó a su amante sobre su estado y las preocupaciones con respecto a la reacción de Karenin a la hora de enterarse.

El conde al ver su estado de angustia le propuso a ella un plan de fuga pero ésta lo rechazó. Meses después Anna dio a luz a una niña. El parto fue sumamente difícil y Anna quedo a la merced de la muerte y pensando en su cercano encuentro con Dios, Anna le pidió perdón a su esposo, el cual se lo concedió.

Después de mejorarse, Anna, Wronsky y la niña se fueron de viaje al extranjero y vivieron una temporada en Italia. Algunos meses después ellos regresaron a Rusia y se instalaron en el campo, donde vivieron un tiempo. Durante esa época las preocupaciones de Anna y Wronsky sobre su estado social y legal fueron en aumento. Hasta que el conde pidió al hermano de Ana que estaba de visita en su casa, que hablara con Karenin sobre la posibilidad de un divorcio y la restauración de los derechos legales de Anna sobre su hijo Sergio.

Esperando el divorcio los protagonistas de la novela se marcharon a San Petersburgo, donde se desencadenaron los celos y la crisis neurótica de Anna.

El silencio de Karenin agravó la crisis emocional de ella. Durante esa penosa estancia en la ciudad, el amor desenfrenado que Anna sentía por Wronsky se convirtió en una obsesión enfermiza, ya que a cada instante que él no se encontraba con ella, se lo imaginaba con otra mujer.

Finalmente, sin esperar la respuesta de Karenin ellos decidieron marcharse al campo, pero antes Wronsky tuvo que ir a ver a su madre. Esto enloqueció a Anna ya que creía, que estaba con otra mujer. Karenina decide ir a la casa de la vieja condesa para confirmar sus sospechas, las cuales no tenían base alguna ya que el conde le era fiel a su amor y ella era la única mujer de su vida.

Durante el viaje hacia la casa de la madre, Anna seguía abrumada con sus pensamientos negativos acerca de que la vida para ella no tenía valor alguno y que Wronsky ya no la quería.

En una de las paradas que hizo el tren, Anna baja pensando en su situación y concluye que la única salvación para ella era la muerte. Y al pensar eso, caminó lentamente hacia la vía del tren, donde se inclinó hacia la locomotora, la cual terminó cruelmente con su existencia.

Cuando Wronsky se enteró del accidente, se quedó muerto en vida por el impacto emocional y decide abandonarlo todo marchándose a la guerra.

https://diarioinca.com/resumen-ana-karenina-leon-tolstoi

Publicado en Alumn@s, Cine y literatura | Etiquetado | Deja un comentario