Curiosidades de la mitología de Drácula

* Drácula es inmortal y no envejece.

* Sólo puede morir si le cortan la cabeza o si se quema como resultado de la exposición prolongada a la luz solar directa. Ver un crucifijo es una molestia análoga a la vista del sol. Si toca un crucifijo, se quema como si hubiera tocado metal al rojo vivo.

* Puede ser puesto en un estado permanente de latencia (pareciendo muerto) si le perforan el corazón con una estaca y esta permanece allí.

* Su corazón no late. Por sus venas corre una sustancia viscosa color rojo oscuro, cuyas células se ven bajo el microscopio. Si lo hieren, esta sustancia no fluye de su cuerpo.

* No necesita dormir, pero puede ponerse en un estado de trance meditativo para conservar energía.

* Debe alimentarse de sangre humana cada varios días, tal vez dos veces por semana. Beber sangre lo rejuvenece y lo repara si está gravemente herido. Raras veces mata a sus víctimas, puede necesitar volver a alimentarse de ellas. Las víctimas que sobreviven un ataque no necesariamente se convierten en vampiros, para ello hace falta un ritual especial.

* Su reflexión en el espejo es la de su verdadero ser: Vlad Tepes.

* Puede moverse con rapidez extraordinaria. Puede estar de pie frente a uno y en un abrir y cerrar de ojos moverse detrás de uno. Es capaz de esquivar balas siempre que su trayectoria no sea justo al centro del cuerpo o le disparen a quemarropa.

* Puede ver en casi total oscuridad. También puede ver mucho más lejos que los humanos y con mucho más detalle, pero no puede ver doblando esquinas o a través de los objetos. Tiene sensores ópticos que disciernen visualmente el espectro infrarrojo o térmico.

Esta entrada ha sido publicada en Alumn@s, Cine y literatura y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta