LISTADO DE OBRAS SOBRE DON JUAN

  • El burlador de Sevilla y convidado de piedra – Tirso de Molina
  • No hay cosa como callar – Calderón de la Barca
  • Promontorium malae spei – Paolo Zehentner
  • Il convitato di pietra – Giacinto Andrea Cicogini
  • Dom Juan ou Le Festin de pierre – Molière
  • No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague o convidado de piedra – Antonio de Zamora
  • Don Giovanni – Giovanni Bertati
  • Don Juan – Byron
  • Don Juan de Maraña – Alexandre Dumas
  • El estudiante de Salamanca – José de Espronceda

FRAGMENTO DE DON GIOVANNI

Leporello espera a su señor Don Giovanni
a la entrada del palacio del Commendatore de Sevilla.
Está harto de las aventuras de su señor.

Don Giovanni sale apresuradamente del palacio
y, tras él, Donna Anna, la hija del Commendatore,
que intenta descubrir quién ha intentado forzarla.

Durante la persecución, aparece el Commendatore
que, para defender el honor de su hija,
desafía en duelo al asaltante.
Mientras tanto, Donna Anna entra en la casa en busca de ayuda.
Don Giovanni hiere de muerte al Commendatore y escapa.

Vuelve Donna Anna, acompañada de Don Ottavio,
su prometido, y encuentran al Commendatore sin vida.
Desolada, la joven pide a Don Ottavio
que vengue la muerte de su padre.

Por la noche, Don Giovanni y Leporello están en un hostal.
Al ver que llega una mujer, se esconden.
Se trata de Donna Elvira, noble procedente de Burgos,
que se lamenta del hombre que la ha abandonado.

Don Giovanni quiere aprovecharse de la situación,
pero al salir de su escondite,
Donna Elvira le reconoce como al traidor de quien hablaba.
Don Giovanni huye, mientras Leporello explica a Donna Elvira
todas las conquistas amorosas de su amo.
Perpleja por lo que acaba de oír, se va decepcionada.

En las afueras de Sevilla, unos campesinos
celebran la boda de Zerlina y Masetto.
Don Giovanni y Leporello se unen a la fiesta.
Don Giovanni se insinúa a Zerlina
que se siente halagada y no le rechaza.
Para librarse de Masetto y de los invitados,
ordena a Leporello que invite a todo el mundo
a una fiesta en su palacio.
Masetto, dolido, ve como su Zerlina se queda a solas
con el seductor.

Esta entrada ha sido publicada en Alumn@s, Mitos y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta