Fragmento de Don Juan Tenorio de José Zorrilla

En Roma, a mi apuesta fiel,
fijé entre hostil y amatorio,
en mi puerta este cartel:
Aquí está don Juan Tenorio
para quien quiera algo de él.

De aquellos días la historia
a relataros renuncio;
remítome a la memoria
que dejé allí, y de mi gloria
podéis juzgar por mi anuncio.
Las romanas caprichosas,
las costumbres licenciosas,
yo gallardo y calavera,
¿quién a cuento redujera
mis empresas amorosas?
Salí de Roma por fin
como os podéis figurar,
con un disfraz harto ruin
y a lomos de un mal rocín,
pues me quería ahorcar.
Fui al ejército de España;
mas todos paisanos míos,
soldados y en tierra extraña,
dejé pronto su compaña
tras cinco o seis desafíos.
Nápoles, rico vergel
de amor, de placer emporio,
vio en mi segundo cartel:
Aquí está don Juan Tenorio,
y no hay hombre para él.
Desde la princesa altiva
a la que pesca en ruin barca,
no hay hembra a quien no suscriba,
y cualquier empresa abarca
si en oro o valor estriba.
Búsquenle los reñidores;
cérquenle los jugadores;
quien se precie que le ataje,
a ver si hay quien le aventaje
en juego, en lid o en amores.

Don Juan Tenorio - Wikipedia, la enciclopedia libre

Listado de libros sobre el Don Juan:

Don Juan y Fausto, Albert Lortzing y Christian Dietrich

El Burlador de Sevilla, Tirso de Molina

Don Juan Tenorio, José Zorrilla

Don Juan, Molière

Don Juan de Maraña, Alexandre Dumas

Las sonatas/Marqués de Bradomin, Valle-Inclán

Les exploits d’un jeune, Apollinaire

Don Juan, Azorín

El hermano Juan o el mundo es teatro, Unamuno

Don Juan de Maraña, Antonio y Manuel Machado

Esta entrada ha sido publicada en Alumn@s, Mitos y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta