Frankenstein

Resumen:

El libro Frankenstein, nos relata la historia del Doctor Víctor Frankenstein contada por el mismo a modo de confesión de la creación de “el monstruo” que contrario a la creencia popular en el libro este nunca recibe el nombre de Frankenstein siendo este último únicamente el apellido del doctor que le dio vida.

Víctor Frankenstein es un hombre que cuya dedicación es la medicina. Su obsesión por la vida del ser humano conlleva a que cree un ser monstruoso. Al ver tal creación se asusta y huye horrorizado. El monstruo se siente solo y desgraciado y promete venganza a su creador. Él, le pide a Víctor que le cree una compañera. Víctor accede a la petición, pero sus remordimientos son tan fuertes que al final decide destruirla antes de darle vida. El monstruo cumple su venganza con la muerte de su mejor amigo y de su esposa, Elisabeth. Víctor desdichado persigue al monstruo hasta el fin del mundo. Finalmente muere en un barco que lo recoge de entre el hielo del Ártico y el monstruo se presenta allí narrándole al capitán del barco su historia y le confiesa que tras haber muerto Víctor haría una hoguera y moriría en ella.

Mary Shelley:

Mary Shelley, en su clásico Frankenstein, volcó todos sus miedos e inquietudes sobre la vida y la muerte. La obra, negra, oscura, perteneciente al género de la novela gótica y enmarcado en el contexto del romanticismo, es lo que se esperaba de la literatura del momento: personal, sentimental y con una dura carga emocional. Pero Shelley no solo la escribió por las modas e influencias de la época, se inspiró en sus desgracias personales, que, en el momento en el que escribió la obra (con tan solo 18 años), ya se había tenido que enfrentar a la muerte y la tragedia en demasiadas ocasiones.

https://html.rincondelvago.com/frankenstein_mary-wollstonecraft-shelley_1.html#:~:text=V%C3%ADctor%20Frankenstein%20es%20un%20hombre,promete%20venganza%20a%20su%20creador.

https://www.codigonuevo.com/entretenimiento/durisima-vida-inspiro-mary-shelley-escribir-frankenstein

Esta entrada ha sido publicada en Alumn@s, Mitos y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta