Venus y Afrodita

VENUS

La diosa Venus fue en un principio la diosa romana de los jardines y los campos, aunque posteriormente se la equiparó con Afrodita, la diosa griega del amor y la belleza,  con la diosa Astarté de los fenicios o con Urán, la deidad de los etruscos. Aunque venerada en Roma, la historia de su nacimiento y vida proviene de los mitos griegos, y apenas fue modificada por los romanos, el único aspecto que se cambió ligeramente fueron las cotas de sensualidad y crueldad que mostraba en los mitos griegos y que fueron suavizadas por los romanos.

En cuanto a su nacimiento, existen dos leyendas distintas sobre ello, una nos habla de que una gran concha de mar era mecida por las aguas del Mediterráneo hasta que por azar fue a parar a las costas de la isla Citérea, donde el choque la hizo abrirse y de su interior surgió la diosa. Desde ese mismo instante, Venus fue conducida ante la presencia de los dioses del Olimpo, donde fue agasajada y cortejada por éstos de manera gentil.

AFRODITA

Afrodita era la diosa griega del amor, la lujuria, la atracción física y el sexo. En un mundo como la Antigüedad, en el que las relaciones sexuales no eran consideradas como algo pecaminoso ni negativo, el ámbito de influencia de la diosa Afrodita era amplio y variado, lo que explica la gran atención que recibió esta diosa, tanto desde el punto de vista del desarrollo de sus mitos como de la aparición de todo tipo de cultos a lo largo y ancho del Mediterráneo. En efecto, Afrodita fue una de las divinidades más veneradas en la Antigüedad, contando con grandes templos en las principales ciudades y santuarios. Tal fue la fuerza de esta diosa que acabó por absorber a todas las divinidades menores con las que compartía algún tipo de ámbito, en un complejo proceso de sincretismo religioso que dio lugar a una gran variedad de cultos y advocaciones diferentes de la misma Afrodita.

NACIMIENTO E INFANCIA

El mito del origen de Afrodita está relacionado con la propia etimología de su nombre. El término griego aprós significa espuma, y esto pudo llevar a la consolidación de la creencia de que esta diosa había nacido del mar. Según el mito más antiguo que ha llegado hasta nosotros, recogido por el poeta Hesíodo, tras arrancar Cronos los genitales a su padre Urano arrojó los despojos de esta acción al mar, en las costas de patos, en la isla de Chipre. De la mezcla del semen y la sangre de Urano con la espuma del océano, nació la diosa del amor, ya adulta.

https://diosesromanos.net/venus

Esta entrada ha sido publicada en Alumn@s, Dioses y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta