Antonio y Cleopatra

Obra de William Shakespeare

Esta tragedia histórica narra los últimos años de la vida del general romano Marco Antonio, que tuvo relaciones con la reina Cleopatra de Egipto.

Marco Antonio se encuentra en compañía de Cleopatra, en su palacio de Alejandría. Vive ajeno a sus obligaciones como miembro del triunvirato que gobierna Roma, y sólo se preocupa del amor de Cleopatra. Un adivino predice el futuro a los miembros del séquito de la pareja.

Llegan noticias de Roma: la esposa de Antonio ha muerto, y se suceden los conflictos en el Imperio, donde Octavio César ostenta el poder. Marco Antonio decide volver a Roma y Cleopatra lo despide con numerosas ironías.

César se lamenta de la transformación de Antonio, que de valeroso guerrero ha pasado a borracho despreocupado. Mientras, Cleopatra suspira por la ausencia de su Antonio y le envía un mensaje diario, Antonio se casa con Octavia, hermana de César. Pero su intención es volver a Alejandría, a los brazos de su amada Cleopatra.

Antonio y Octavia van de viaje a Atenas, despidiéndose de César, que teme que Antonio vuelva a las andadas con Cleopatra. Ésta recibe los informes sobre Octavia y se tranquiliza al saber que es menos atractiva que ella. Antonio advierte a Octavia de que si César continúa ninguneándolo, hará una guerra contra él, por ese motivo Octavia se erige en mediadora y va a Roma. Antonio aprovecha la ausencia de su esposa y se va a Alejandría con Cleopatra. Estalla una batalla naval en las costas de Actium entre las tropas de Antonio y Cleopatra y las de César. En mitad de la refriega, Cleopatra huye con su barco y Antonio le sigue con el suyo. Se pierde la batalla. En contra de sus obligaciones como político guerrero, Antonio ha optado por el amor y ha perdido la guerra. César manda decir a Cleopatra que se salvará si entrega a Antonio, cosa que no acepta. Cleopatra, que huye y manda a decirle a Antonio que está muerta. Antonio se intenta suicidar tras la noticia, pero sólo se hiere. En este estado, recibe noticias de que Cleopatra aún vive y consigue llegar hasta ella, para acabar muriendo en su presencia.

Cleopatra no está dispuesta a ser llevada a Roma, y prepara su muerte: hace llegar a un campesino con una cesta de higos en la que esconde una víbora letal. Mediante su mordedura, Cleopatra se suicida.

Finalmente César la descubre cadáver y cierra la obra prometiendo unos solemnes funerales para la pareja muerta.


De esta obra también existe una versión cinematográfica:

Esta entrada ha sido publicada en Alumn@s, Shakespeare, Teatro y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta