REBECA

La Biblia nos cuenta que Abraham mandó a Eliezer (uno de sus criados) a buscar una esposa para su hijo Isaac. El criado hizo lo que su amo le había encomendado y encontró a Rebeca, que en ese momento, estaba en una fuente en Nacor (Mesopotamia)

Elezier le pidió a la bella dama si le dejaba beber un poco de agua de su vasija. Rebeca dejó beber al hombre y también sació la sed de los camellos de este. A causa del amable gesto y de su increíble belleza, Eliezer supo que ella era la adecuada. Ambos partieron  al lugar donde vivía Abraham y, una vez allí, Rebeca se convirtió en la mujer de Isaac, con el que tuvo dos hijos, y fue muy importante para él ya que lo ayudó a sobrellevar la repentina muerte de su madre.

Esta entrada ha sido publicada en Alumn@s, Mitos y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta